BLOG PARA TELEADICTOS/AS COMO YO.

31.1.06

SE AVECINA EMPACHO DE TELE-REALIDAD.


Jordi González estrena el próximo día 10 de febrero, viernes, el dating show 'Engaño'.

Un día antes, arranca 'Esta cocina es un infierno' con Carolina Ferre. '¿Cantas o qué?' aún no tiene día de estreno en Antena 3.

Telecinco estrenará el próximo viernes, 10 de febrero, a las 22:45 horas el dating show 'Engaño', presentado por Jordi González. 'Engaño' será un programa de citas en el que los concursantes deberán descubrir si los demás participantes tienen o no pareja. El formato, producido por Zapping-Endemol, se emitirá pregrabado, puesto que la cadena ya ha decidido apostar por 'Esta cocina es un infierno' como principal reality show para los próximos meses.

Tras aceptar el reto de 'Engaño', Jordi González abandona la presentación de 'TNT', que será presentado próximamente por Yolanda Flores. De momento, el lunes 6 será sustituido por un especial 'Diario de...' con Mercedes Milá, según informa Telecinco en su adelanto de programación. Siguiendo con los formatos de tele realidad, Telecinco estrenará un día antes -9 de febrero-, también en prime time, 'Esta cocina es un infierno' con Carolina Ferre. Este nuevo formato, de éxito probado en otros países, mezcla la convivencia de famosos con lecciones de cocina. En España, tomará la dinámica de 'Gran hermano', a saber: gala los jueves en prime time, 'La cocina en directo' tras la gala, resúmenes de lunes a vienes tras 'Aquí hay tomate' y debate los domingos por la noche.

Menos claras están las cosas donde Antena 3 ultima los detalles de su '¿Cantas o qué?'. Aunque la cadena de Planeta ya ha presentado su nuevo formato "de entretenimiento familiar" confirmando a Paula Vázquez como presentadora, su estreno parece menos seguro. Si la cadena ya anuncio un "programa por determinar" para este jueves, hoy ha hecho lo propio para el próximo jueves 9, día del estreno de 'Esta cocina es un infierno' en Telecinco. La ubicación natural de '¿Cantas o qué?' también parece el jueves por la noche, aunque aún no se sabe qué día arrancará este concurso musical.

30.1.06

GOYAS 2006: ¡¡¡UNA CEREMONIA..........RARA, RARA, RARA!!!


Después de ver la Ceremonia de ayer de los Premios Goya me surgen varias dudas existenciales:

-La primera es porqué la Ministra de Cultura se colocó semejante modelito que ni ella misma cabía en su mismidad ni salía de asombro. Seguro que algún asesor avispadillo amigo de Ágatha, se lo aconsejó y si fue idea suya peor, porque se lució. Pero no más que Concha Velasco.¡Qué trajecito el segundo que se puso!. Ni Resines sabía que decir al verla.............

- La segunda es que hacía Agustín Almodovar sentado ahí tan repantingado cuando él y su brother ( ¡¡¡Pedro!!!), hace tiempo que le hicieron la gran pedorreta a la Academia y los Académicos.

- Y mi tercera duda entronca con la anterior. ¿Cómo se le puede dar el premio de una Institución a alguien que no pertenece a ella?¿Están tratando los académicos de congraciarse con los Almodovar y por eso lo mejor de la noche se lo llevó su productora?.

-Y ahí va la cuarta duda.¿Porqué gana o mejor porqué participa una pelicula rodada integramente en inglés?. Le tenían que haber dado el de película extranjera, digo yo. Y encima el "producer" se marca un speech sobre la excepción cultural y le echa la bronca a la ministra.¡¡¡Qué morro!!!. Como les preocupa tanto defender nustro idioma y nuestra cultura, ellos van y ruedan en inglés.¡¡¡Viva la coherencia!!!.

¡¡¡Y la peli que va a Hollywood, ni un Goya.....!!!¡¡¡Viva la coherencia otra vez!!!.

-Y para terminar un recuento de los desprópositos de anoche. Garci participa también con su "Ninette" pero no se le puede nombrar ni para mandarle a escardar cebollinos que es donde debería estar. Resines se creía que estaba en los Serrano pero su pasotismo total no hacía ni p........ gracia y la Velasco debía estar buscando a Masó entre el público porque no se enteraba de nada.¿O sería por la ropa que se puso?.

En resumen. Un rollo de gala sin continuidad, ni argumento, ni nada y "pocho" favor que le hacen al cine español los encargados de defenderlo.

¡Una pena, vamos!.¡¡¡Como se echó de menos a los chicos de Animalario, jolines!!!.

29.1.06

UNA BUENA NOTICIA.


Diagonal TV, filial de Endemol, y Televisión Española han acordado la renovación de la telenovela Amar en tiempos revueltos con otros 70 capítulos más, que aseguran la continuidad de la historia hasta el próximo 30 de junio. Según el productor ejecutivo de la serie, Jaume Banacoloche, existen tres razones que ayudan a su éxito: la mezcla de la historia de una novela con el momento histórico; el acercamiento o el recuerdo de la gente que consigue aflorarse con esta producción y la historia de un amor imposible de la pareja protagonista.

Amar en tiempos revueltos
retrata y refleja la historia de amor entre Andrea (Ana Turpin), hija de un empresario conservador y autoritario y Antonio (Rodolfo Sancho), un joven republicano, idealista y de izquierdas. Ambos se casan en plena Guerra Civil pero el franquismo y el triunfo de los nacionales régimen no consideran válida esta unión. La audiencia media de esta producción se sitúa por encima de los dos millones de espectadores (2.018.000).

Y UNA MALA...........LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ.

'Vientos de agua' ha sido una de las mejores formas de comenzar el nuevo año.Es un producto que se encuentra en lo más alto de ese montón de series que monopolizan la parrilla televisiva, y que no sólo ha rozado la fibra sensible de más de uno, sino que la ha conmovido hasta la lágrima.
La línea argumental es tan actual como atemporal: la migración del ser humano como arma de supervivencia. Y está personificada en un padre y su hijo, dos generaciones distintas con destinos similares y tan cíclicos que rayan lo burlesco. El recorrido en paralelo de ambas historias funciona como espejo del tiempo, reflejando la inmortalidad de los sinsabores de la vida.

'Vientos de agua' está al margen del perfil tipo de serie de moda que busca la carcajada del espectador. Su humor es más sutil, de sonrisa tímida y esporádica porque su historia habla de otras cosas. Habla de la amistad, del fracaso, del triunfo, del amor, de la supervivencia, del miedo, de la esperanza, de la desilusión... pero sobre todo es una historia que habla de la Historia, la pasada, la presente y la futura. Y todo ello desde la emotividad, la franqueza y la ternura.
El plantel de actores logra lucirse y viste sus mejores galas interpretativas para 'Vientos de agua': desde Gemma, la infante compañera de los protagonistas del pasado; hasta el octogenario Andrés, con el siempre sublime Héctor Alterio, que tiene la bendita costumbre de dotar a sus personajes de una humanidad que traspasa la pantalla. Y al mando, el director Juan José Campanella, que ha sabido transmitir perfectamente que lo que separa a Argentina y España no es un gran océano, sino un pequeño charco sobre el que se tejen lazos de hermandad.

Campanella quería hacer de 'Vientos de agua' una gran obra, y detalles como introducir el bable entre los personajes asturianos del pasado, describen la meticulosidad con la que el director ha elaborado este trabajo. Pero por mucho que me deshaga en elogios –fundados a base de brochazos de calidad-, 'Vientos de agua' parece sentenciada.

En la cadena de Fuencarral la vendieron como la mayor apuesta desde que Telecinco es Telecinco, no sólo por presupuesto, sino en producción y a nivel artístico. Incluso confió tanto en lo que tenía entre manos que se rodó íntegramente antes de emitirse. Y sin embargo, no ha funcionado entre el público. Ahora es cuando llueven las conjeturas para explicar el fracaso: que si los dos primeros episodios se emitieron el mismo día –paradójicamente, para intentar enganchar a la audiencia-, que si se estrenó en plenas vacaciones de Navidad, que si la competencia ofrece opciones más adecuadas para el prime time, que si... Que no. Todas y ninguna son válidas y banales, pero lo que sí ha dejado claro 'Vientos de agua' es que no sólo los colores son cuestión de gustos, también la calidad. Para los que siempre pedimos que se innove en Televisión, que se apueste por productos nuevos y de calidad, 'Vientos de agua' está siendo nuestro particular “gozo en un pozo”.

Telecinco ha corrido un gran riesgo -y nadie se lo puede negar- en la forma de entender esta serie. Pero a la hora de la verdad, cuando ha llegado el momento de enfrentarla con la audiencia, la apuesta les ha resultado demasiado pesada. A partir de ahora, y si nada cambia –tecleo con los dedos cruzados para que no sea así-, la travesía de 'Vientos de agua' va a estar repleta de agónicas marejadas en forma de cambios de día, de horario... y con la única aspiración de poder exhalar hasta el último de sus soplidos, aunque sea en soledad.

Pero las consecuencias pueden ir más allá. La Televisión es un medio asustadizo, poco dado a pisar por caminos inhóspitos e incapaz de volver sobre ellos si le muerden. Mucho me temo que, lejos de profundizar en este tipo de productos, Telecinco se retraerá como un caracol y recuperará otros géneros, tan exitosos como manidos, y enterrando –otra vez- la innovación cual cabeza de avestruz. Una pena. A los románticos que aún subsistimos en este medio nos gustaría que, algún día, la calidad se impusiese a la cantidad. “¿Los tiempos cambian?”, preguntaba Telecinco como frase promocional de 'Vientos de agua'... Ella misma se responde: en Televisión, no.

Queda para el recuerdo la escena del primer capítulo en la que los dos hermanos, sentados sobre el césped y con la mirada perdida en el océano –como hemos hecho todos los que somos hijos del mar-, dibujaban en el horizonte su destino y se prometían que, por encima de la distancia, nunca se olvidarían y estarían siempre unidos. Más tarde, uno se ve obligado a tomar la identidad del otro... los dos hermanos en uno solo. Ya nadie los separaría.

PS: Si vieron 'Vientos de agua' y no les gustó, no se preocupen. STOP. Se encuentran entre el mayoritario grupo de los cuerdos. STOP. Si la vieron y les gustó, resígnense y hagan como yo. STOP. No dejen de aplaudir. STOP.

NUEVA SERIE EN LA 2: "Verónica Mars".


TODOS LOS SÁBADOS A LAS 21:55 horas.

"En la comunidad de Neptune, ubicada al lado del mar, los ricos y poderosos marcan las reglas, poseen el pueblo y el insituto, y tratan desesperadamente de que sus pequeños y turbios secretos sigan siendo eso... secretos. Desafortunadamente para ellos, está Veronica Mars, una valiente muchacha de 17 años, aprendiz de investigadora privada y que se dedica a resolver los misterios más ocultos del pueblo.En realidad, Veronica (Kristen Bell) solía ser una de las chicas más populares, paseando por los pasillos del Instituto de Neptune con el resto de la "gente guapa". Pero todo se desmorona cuando su mejor amiga Lilly es asesinada y su padre Keith Mars (Enrico Colantoni, Inteligencia Artificial), el sheriff del pueblo, es apartado de su cargo, tras ser señalado por el padre de la muchacha como el principal sospechoso de este crimen. Después de ser exculpado del crimen, el escándalo le cuesta a Keith su trabajo, su hogar y su esposa, y Veronica es rechazada por sus hasta entonces populares amigos, incluído su novio, Duncan Kane (Teddy Dunn, El mensajero del miedo), y hermano de Lilly.Durante el día, Veronica debe afrontar su vida en el instituto como todas las demás chicas de su edad. Junto a uno de sus compañeros, también marginado por los demás chicos, Wallace Fennel (Percy Daggs III), trata de lidiar con sus clases, mientras se muestra cautelosa con sus antiguos amigos como Duncan y su mejor amigo Logan Echolls (Jason Dohring, Deep Impact), y con gente ajena al instituto como Weevil (Francis Capra, Una historia del Bronx) y sus colegas del club motero de P.C.H.Por la noche, Veronica ayuda a su padre, ahora investigador privado, a husmear en oscuros callejones y en moteles clandestinos con una cámara de lente telescópica y su libro de matemáticas en un intento por desvelar los secretos más oscuros de este pequeño pueblo costero de California, mientras sigue buscando pruebas que limpien de una vez por todas el nombre de su padre y le devuelva el cariño y respeto de sus amigos, aunque lo que puede ir encontrando en sus investigaciones, quizá destroce la aparente ".